Una nave espacial acompaña a los niños en su lucha contra el cáncer en el Virgen del Rocío

A la luna desde el hospital. Esta será la misión que vivirán los niños que pasen desde ahora por el servicio de Oncología Radioterápica del Virgen del Rocío donde un TAC de simulación se ha convertido en una nave espacial, llena de colores, con vinilos en toda su superficie y las paredes, con la finalidad de mejorar la experiencia y el tratamiento oncológico a los niños.

No es la única novedad en este servicio, pensando en los más pequeños y sus familiares, para hacer más llevadera su estancia en el centro, una nueva sala de espera, junto al acelerador para los tratamientos pediátricos, también ha sido transformada en toda una sala de juegos, gracias, en ambos casos a un nuevo proyecto en el centro de la asociación Mar Pozo por la sonrisa de un niño, de Manuel Pozo, que ya ha comprado coches eléctricos de juguete para conducir a los niños a los quirófanos de Andalucía y ahora intenta dibujar una sonrisa en la sala de escáner infantil del hospital sevillano.

«Este nuevo equipamiento permitirá ganar en confortabilidad en un área muy sensible, pues en el servicio de oncología radioterápica se pasan muchas horas y angustia junto a los menores que van a ser tratados con radiaciones», opina al respecto el jefe de servicio de Oncología Radioterápica del centro, el doctor David Muñoz Carmona.

Un estudio liderado por el Virgen del Rocío determina qué pacientes pueden tener cáncer tras superar la Hepatitis C
Priorizar los cuidados, el confort, la exactitud y precisión, el apoyo clínico y emocional y responder a todas las dificultades que las familias con niños oncológicos presentan durante el tratamiento de radioterapia son las premisas con las que trabaja cada día el equipo del doctor Muñoz Carmona.

«La ciencia médica no está reñida con el amor a los pacientes, en este caso, los pacientes oncológicos pediátricos. Diseñamos los mejores tratamientos de radioterapia con la máxima precisión, hablamos con ellos de temas difíciles, pues los niños y sus padres emprendieron un camino difícil y nosotros como oncólogos radioterápicos intentamos que sea lo mas fácil posible. Explicamos las distintas opciones y ayudamos a tomar decisiones», sostiene el jefe de servicio. «Pero todo esto nos es más que el reflejo de un equipo multidisciplinar con el que, desde el Hospital Infantil (pediatría oncológica) hasta el Hospital General (oncología radioterápica), estos profesionales brindan la ciencia y amor a nuestros pequeños día a día», añade.

El el doctor David Muñoz Carmona (tercero por la izda.) junto a una menor y su familia y el equipo de profesionales del servicio de Oncología Radioterápica.El el doctor David Muñoz Carmona (tercero por la izda.) junto a una menor y su familia y el equipo de profesionales del servicio de Oncología Radioterápica.
El el doctor David Muñoz Carmona (tercero por la izda.) junto a una menor y su familia y el equipo de profesionales del servicio de Oncología Radioterápica. / H. U. V. R.

El oncólogo hace hincapié en que, con este tipo de iniciativas, «se está dando respuesta a un área de necesidades detectadas para los niños en tratamiento radioterápico», destacando la prioridad de su equipo a las «intervenciones en calidad científica y calidad humana». «Este nueva sala de espera y modernización del TAC de simulación permitirá ganar en confortabilidad en un área muy sensible, para los menores que están en tratamiento de radioterapia», añade.

Por otro lado, desde el servicio de Radiofísica se ha diseñado y patentado un sistema de inmovilización para radioterapia que prioriza la comodidad y exactitud del tratamiento para los más pequeños, ExaKids®, que incluye sistemas de audiovisuales «para que durante la sesión de radioterapia los niños estén viendo sus dibujos o series que más les gustan», explica el radiofísico del centro Santiago Velázquez.

Por su parte, la doctora Catalina Márquez, jefa de Pediatría del Hospital Infantil, destaca las cifras en supervivencia, «muy esperanzadoras», en torno al 80% en general, pudiendo hablar ya, en determinados casos, de «una enfermedad crónica». La doctora agradece la predisposición del equipo de Oncología Radioterápica que facilita que los niños oncológicos que se tratan en su servicio y sus familiares tengan mejores condiciones y comodidad. «El confort de nuestros pacientes también es fundamental», afirma.

Menos del 1% de los casos diagnosticados

El cáncer en niños representa menos del 1% de los casos diagnosticados, pero presentan una especial dificultad. Esto dos hechos, el bajo número de pacientes (su baja incidencia) y las dificultades que presenta la biología del desarrollo pediátrico en relación con los tratamientos oncológicos, obligan a los profesionales a centralizar todos los casos en un mismo hospital, que ha convertido al Virgen del Rocío en centro de referencia en pediatría oncológica, a fin de que los facultativos y personal sanitario reúnan la máxima experiencia y especialización necesaria con un único objetivo: ofrecer una atención integral al niño y su familia en todos los ámbitos, aportando además las máximas medidas de confort en los procedimientos oncológicos. «Estos profesionales constituyen un único y coordinado equipo multidisciplinar capaz de implementar y desarrollar cualquier tecnología y terapia puntera», concluye el doctor Muñoz Carmona.

fuente: Diario de Sevilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.